Usted está en:
Portada Salud Muerte súbita en el deporte

      

Muerte súbita en el deporte PDF Imprimir E-mail
Escrito por Hernán Payome Villoria   
Miércoles, 01 de Mayo de 2013 14:13



Cinco minutos para morir


Un informe publicado por la Agencia EFE, hace énfasis en lo delicado que resulta para el deporte, particularmente español, la reducción de presupuesto que han sufrido las federaciones. Esto conlleva, como es obvio, que los controles médicos previos para detectar enfermedades cardiovasculares no se lleven a cabo en un país donde  anualmente fallecen doscientos deportistas.


La médica Araceli Boraita, jefe de la Sociedad Canaria de Cardiología afirma que la muerte súbita en el deporte se asocia directamente a la edad, pero establece una diferencia marcada entre los menores  o mayores de 30 años. En los menores de 30 años atribuye como principal causa las cardiopatías congénitas, dentro de las cuales se encuentran las miocardiopatías hipertróficas y arritmogénicas, a las que se suman las anomalías congénitas de arterias coronarias. En el caso de los mayores de 30 años, su principal causa es la cardiopatía isquémica. Sin embargo, un 23% de las muertes en deportistas no es diagnosticado porque no quedan huellas detectables en la necropsia. No es que el ciclismo, el atletismo o el fútbol sean los deportes que más predisponen a la muerte súbita; lo que sucede es que su alto número de practicantes hace que la cifra de muertes sea superior en éstos.

Otros estudios confirman que de cada muerte súbita, puede haber cuatro familiares de la víctima propensos a sufrir la misma patología; eso hace imprescindible que se lleven a cabo muchos análisis post morten  para evitar posibles afecciones en el núcleo familiar.

La cardióloga Boraita aconseja “un reconocimiento médico previo a una práctica deportiva intensa, equipos de reanimación pulmonar en las instalaciones y, por último, que los casos pasen a un registro donde se puedan estudiar a fondo sus causas.”

En el caso de deportistas recreativos que no estén inscritos en una Federación y sean menores de treinta años, se les recomienda hacerse un electrocardiograma y, a quienes superen esta edad, una prueba de esfuerzo, como punto de partida.

Surge la pregunta de si en Colombia las Federaciones deportivas llevan registros médicos para el control preventivo de esta serie de patologías y si el Estado colombiano suministra los recursos económicos y técnicos para tal efecto. ¿O será que los deportistas colombianos  siguen invocándose a la Virgen del Carmen? ¡Es muy probable que así sea!

Última actualización el Jueves, 02 de Mayo de 2013 03:51