Usted est√° en:
Portada Editorial Un virus mata al periodismo

      

Un virus mata al periodismo PDF Imprimir E-mail

Hern√°n Payome Villoria

Director


Un virus mata al periodismo

La maestra llegó a su casa reflejando en su rostro el cansancio propio de quien tiene que lidiar con 42 muchachos adolescentes, díscolos e irreverentes. Puso su bolso sobre un sillón y, dejando escapar un suspiro de lo más profundo de su ser, lanzó sobre la mesa una carpeta llena de exámenes finales hechos tan sólo dos horas atrás. La mayoría de estos cayó al piso; sólo se salvaron unos pocos, quizás diez. ¡Esos son los que pasan! dijo, como dictando una sentencia.

Alguien que la ve√≠a desde muy cerca le pregunt√≥: ¬ŅS√≥lo esos? ¬ŅPor qu√©?

Porque son los que no caen en  el mont√≥n. Recogi√≥ los sobrevivientes de la mesa y se march√≥.

Quien la observaba comprendió aquella tarde que acababa de ser testigo, en primera fila, del descubrimiento de un virus que ataca a toda la humanidad desde hace cerca de dos décadas: el virus del Copie y Pegue.

Infortunadamente la llegada de nuevas herramientas de la tecnología ha traído consigo algunos males que tarde o temprano terminarán acabando con la moral, con la ética, con la salud y con la vida de cuanto ser humano se encuentre sobre este globo terráqueo.

Para nadie es un secreto que nuestros estudiantes, del nivel que quiera mencionarse, incluso de Post grado, recurren al Copie y Pegue como la manera m√°s inmediata de solucionar su prisa, su falta de esp√≠ritu o su mediocridad. Y si este aspecto, de hecho, es un problema que hace de nuestros profesionales personas cada vez menos preparadas y por ende menos eficientes, qu√© podr√° esperarse como consecuencia si esta costumbre del Copie y Pegue invade  los medios period√≠sticos, no solamente de Colombia, sino del mundo entero.

Ya han sido muchos los casos en los que millonarias demandas han hundido de por vida a importantes periodistas y/o medios impresos o virtuales. Y cada vez ser√°n m√°s porque, al parecer,  existe la tendencia a recurrir a lo f√°cil, al ‚Äúatajo‚ÄĚ, como bien lo citaba alg√ļn candidato, al ‚Äúeso qu√© importa‚ÄĚ, ‚Äúeso hag√°mosle‚ÄĚ, ‚Äúeso no se dan cuenta‚ÄĚ,  etc.

Muchos son los medios periodísticos, incluso algunos de gran reconocimiento, que recurren a esta práctica poco ética y poco moral del Copie y Pegue. Parece como si a algunos periodistas les costase mucho trabajo generar su propia opinión.

Una cosa es un intercambio de contenido previamente acordado con fuentes que nutren a un medio period√≠stico y otra, muy diferente, el  plagio, que solamente se limita a copiar las ideas de otro sin el menor respeto por los derechos de autor.

Los grandes editorialistas y columnistas tienden a desaparecer, porque esta actitud se potencializa d√≠a a d√≠a como el m√°s invasivo y mortal de los virus. Y en ello  han contribuido, en parte, los grandes medios que cada vez reducen m√°s y m√°s los  costos de producci√≥n que conllevar√≠an  una publicaci√≥n seria, √©tica y responsable.

Al igual que cualquier otra actividad del ser humano, la Prensa, como también el Deporte, son fiel reflejo de lo que es una sociedad y de lo que es un país. Las demás, simplemente son conclusiones que podrán sacarse muy fácilmente.

Entonces en el periodismo, queda claro, algunos logran caer sobre la mesa; otros, infortunadamente, caen al piso. Esos son los del montón.