Usted está en:
Portada Sobre Joomla!

      

¿Quién nos entiende? PDF Imprimir E-mail
Escrito por Hernán Payome Villoria - Director   
Sábado, 01 de Enero de 2011 00:00


Por Hernán Payome Villoria

Director



Escrito:  31 - 12 - 2010

En varias oportunidades a través de este medio hemos expresado nuestro punto de vista, siempre con el ánimo de contribuir en la recuperación del nivel que, de hecho, le pertenece al ciclismo colombiano. Y hemos criticado constructivamente a los medios de comunicación, a las empresas privada y estatal, a los entes reguladores del ciclismo, etc. En lo que no habíamos caído en la cuenta es en hacer un llamado de atención al aficionado común y corriente, a esa persona aparentemente anónima pero que, sumada a otras, constituye ese grandioso “monstruo” llamado público. Y es justamente público lo que está faltando en las diferentes disciplinas deportivas, entre las cuales tristemente se encuentra el ciclismo.

Entonces es en este punto donde nos preguntamos quién nos entiende, qué queremos realmente? A diario elevamos nuestra voz de protesta argumentando que los canales privados de televisión tomaron como cenicienta toda expresión deportiva y cultural, que el Estado no apoya a nuestros deportistas, que no hay difusión, que es que…que fue que que fue, etc. Lo que quizás no hemos comprendido es que para que una máquina funcione perfectamente necesita todas sus piezas sincronizadas y ajustadas con el torque preciso. Y una de esas piezas sueltas es el público que por momentos parece olvidar que su presencia es vital en la evolución de cualquier evento, sea éste cultural o deportivo.

¡Pero no, no es así!

Infortunadamente no se comprende ni se asimila de esta forma. En las diferentes pruebas de ruta a lo largo y ancho del territorio nacional se percibe cierto aire de apatía o desinterés al paso de las grandes y coloridas caravanas ciclísticas. Suele decirse que nuestros deportistas no reciben el apoyo económico que pueden merecer pero, lo más grave, es que realmente no reciben apoyo anímico, tan importante en cualquiera de las actividades de un ser humano. Y en la Pista sucede algo similar. El testimonio más reciente de lo que se afirma, es la Segunda Parada de la Copa Mundo de Pista en la ciudad de Cali en diciembre pasado. Un espectáculo que, como su nombre lo indica, fue de talla mundial, con el valor agregado de que era puntuable para los próximos Campeonatos Mundiales y para los Juegos Olímpicos de 2012. Vale decir: a quien quiera más que le piquen caña. Ya son palabras mayores saber que allí estuvieron figuras como los británicos Victoria Pendleton, campeona olímpica y mundial, Chris Hoy, triple campeón olímpico en Pekín 2008 y Edward Clancy, campeón mundial en la prueba del Ómnium; la norteamericana Sarah Hammer, campeona olímpica de la persecución individual; los franceses Gregory Baugé, campeón mundial de la velocidad y Kevin Sireau, récord mundial en los 200 metros lanzados; la alemana Kristina Vogel, nueva reina de la velocidad, así como los mejores representantes de nuestro país, reunidos todos en un escenario de las calidades técnicas y arquitectónicas como el velódromo Alcides Nieto Patiño al cual podía accederse sin costo alguno, es decir, GRATIS!

Nosotros los colombianos, por cultura muy arraigada quizás, estamos acostumbrados a pedir y pedir, pero cuando tenemos lo que muchos países se pelean y desearían tener a cualquier precio, no valoramos nada. Los aficionados al ciclismo frecuentemente criticamos la excesiva importancia que se le da al fútbol, pero no caemos en la cuenta de que el fanático del fútbol es verdaderamente leal a su deporte mientras, muchos de nosotros, solamente criticamos pero no ponemos de nuestra parte. Hay que salir a las carreteras, ir a los velódromos, asistir a las competencias para que esto mejore; de lo contrario, apague y vámonos!












Última actualización el Martes, 10 de Noviembre de 2015 01:15