Usted está en:
Portada

      

Llevé mi Bicicleta al Mecánico hace días… PDF Imprimir E-mail
Escrito por Hernán Payome Villoria   




Mecánico de cera. Museo Alemán, Munich. Foto Hernán Payome Villoria


Cada vez que se habla del triunfo de un deportista se incurre en el error involuntario de ignorar o desconocer el papel protagónico que tienen otros integrantes de la selección, del equipo o simplemente del andamiaje técnico y humano que rodea al nuevo Campeón, sea éste boxeador, atleta, futbolista, ciclista, gimnasta, etc.


Y en el ciclismo es muy común que se den este tipo de situaciones. No solamente se olvida a quienes son el presente del nuevo ídolo sino, con mayor facilidad, a aquellos que fueron su estandarte y catapulta cuando recién comenzaba.

Algunos de esos seres a veces olvidados o simplemente ignorados son los mecánicos. Hombres cuya jornada laboral comienza cuando no acaba de amanecer y termina horas después de que todos estén descansando. Revista Sólo Ciclismo habló con Luis Herrera y Diego Herrera quienes representan en este diálogo a un sinnúmero de personajes de ese mundo oculto entre marcos, ruedas y cadenillas.


Luis Herrera


Diálogo con Luis Herrera:

Revista Sólo Ciclismo: ¿cuántos mecánicos tiene un equipo de ciclismo?
Luis Herrera: en este tipo de carreras usualmente dos.

RSC: ¿En qué consiste  la labor de un mecánico?
LH: Comenzamos a trabajar entre 4.30 y 5.00 de la mañana. Lo primero que se hace es alistar las ruedas, echarles aire para que queden listas para la etapa; se calibran entre 120 y 130 dependiendo del tipo de llanta que usen, sin importar si es rueda delantera o trasera. El tubular resiste más presión de aire que el neumático.

RSC: ¿Cuál es la diferencia entre utilizar tubular o neumático?
LH: El tubular tiene menos adherencia al pavimento.

RSC: ¿Existe mucho riesgo de despegarse un tubular?
LH: Si está mal montado sí, o si se pegó hace mucho tiempo o recientemente. Lo que debe hacerse es aplicar el pegante al tubular, dejar que se seque y posteriormente aplicarlo al aro. De esta forma se está asegurando que quedó bien pegado y que no habrá problemas por este factor.

RSC: ¿Después qué labor sigue…?
LH: Debemos cargar los carros acompañantes con las bicicletas de repuesto y estar atentos a colaborar con todo el equipo interdisciplinario, masajistas, alimentadores, etc.

RSC: ¿Cuántas bicicletas tienen que alistar diariamente.
LH: Para un equipo de diez ciclistas, aproximadamente quince bicicletas.

RSC: ¿Durante la etapa…qué sucede?
LH: Vamos en la silla de atrás del carro acompañante, con dos ruedas de repuesto y la nevera de icopor donde va hielo, agua, gaseosa, etc. Debemos estar muy atentos y ágiles al momento de presentarse un pinchazo para poder cambiar una rueda delantera en máximo ocho segundos y una trasera entre ocho y diez segundos.

RSC: ¿Cómo va montado el juego de platos y piñones?
LH: Se monta un centro con platos 53 y 39 y pachas de 11 a 23 ó de 11 a 25 si va a haber cuestas muy pendientes. En Colombia no usamos el triplato.

RSC: ¿Qué otros aditamentos técnicos son revisados?
LH: Revisamos frenos, cadenilla, guayas, etc.

RSC: ¿Cada  cuánto tiempo lavan las bicicletas?
LH: Diariamente; después de cada etapa. Aunque no haya llovido; los muchachos untan las bicicletas de gaseosa, geles, chocolatina, etc.  Además debemos aceitar todo lo que tiene que ver con cables de frenos,  tensores, y las cadenillas.

RSC: ¿Cada cuánto tiempo debe hacerse el engrase general desarmando la bicicleta?
LH: si se usa a diario, lo indicado es cada mes.

RSC: ¿De los ciclistas para quien usted ha asistido, cuál ha sido el más exigente con el cuidado de su bicicleta?
LH: Hébert Gutiérrez.

RSC: ¿Y cuando termina la etapa…?
LH: Inmediatamente hemos almorzado debemos dedicarnos al lavado de todas las bicicletas que estuvieron en uso. En cada una tardamos entre veinte y treinta minutos aproximadamente.

RSC: ¿Encuentran áreas disponibles para esta labor en todos los hoteles?
LH: No. No siempre. Hay muchos hoteles en donde hay restricción por el espacio o por el consumo de agua.

RSC: ¿Cuáles son los daños mecánicos más comunes?
LH: Las dolencias son más en las ruedas: rines torcidos, descentrados porque les falta un radio o por un hueco que se cogió. Ocasionalmente cadenillas que se rompen.

RSC: ¿Ustedes llevan una estadística de cuántos pinchazos se presentan por equipo en una carrera de dos semanas?
LH: Bueno, realmente con las carreteras de ahora no son tan frecuentes los pinchazos como en épocas  pasadas. Nosotros llevamos a la Vuelta a Colombia cincuenta tubulares y sólo tuvimos dos pinchazos.

RSC: ¿ustedes desempeñan labores de alimentador?
LH: Solamente cuando es “pie en tierra”; nos adelantamos a los ciclistas y esperamos el momento para entregarles las caramañolas.

RSC: ¿Ustedes manipulan alimentos?
LH: No porque podemos tener las manos untadas de gasolina, grasa o tierra, así que esa parte no la manejamos.

RSC: ¿Cómo son las zonas de alimentación en una carrera de ciclismo?
LH: La zona de hidratación comienza después de los primeros veinticinco kilómetros pero desde el vehículo, y cuando hay ascensos prolongados los comisarios destinan un determinado trayecto para establecer zonas de alimentación “pie en tierra” por seguridad del ciclista. Cuando falten sólo veinticinco kilómetros para el final se cierra la zona de alimentación desde el vehículo.


RSC: ¿Qué pasa si se le suministra alimentación a un ciclista fuera de ese límite?
LH: La sanción es asignada al vehículo que va acompañando y generalmente oscila entre cincuenta mil y cien mil pesos. Pero si por alguna razón el ciclista va desprovisto de líquido o comida nos arriesgamos a pagar una multa pero al ciclista no lo podemos dejar abandonado.

RSC: ¿De qué se compone el desayuno de un ciclista?
LH: El desayuno se compone básicamente de cereal, avena, granola, spaguetti, huevos revueltos, pan, arepa; algunos toman caldo,  y café o chocolate. En la camiseta llevan galletas de sal y de dulce, maní, emparedados, banano, y barras y geles energéticos.

RSC: ¿Con cuántas caramañolas viene dotado un  equipo de ciclismo?
LH: Para cada etapa salimos con dos neveras con setenta caramañolas en cada una, además de las que lleva el vehículo que hace el apoyo pie en tierra.

RSC: ¿Cuántas caramañolas consume un ciclista por etapa?
LH: Entre siete y diez caramañolas. Van unas con bebidas energéticas y otras únicamente con agua. Cuando llevan muchos kilómetros recorridos ellos piden una Coca Cola o un Red Bull.

RSC: ¿Una bicicleta de las usadas en carrera cuánto pesa?
LH: Entre siete y siete y medio kilos.

RSC: ¿Y cuánto cuestan?
LH: Entre siete y veinte millones de pesos cada una.

RSC: ¿Hay ciclistas que corren con desventajas mecánicas?
LH: Sí, eso se presenta mucho particularmente en los equipos “mixtos”.  Ellos tienen que rebuscarse el patrocinio; a veces corren con lo que ellos mismos llaman limosnas. Entonces, no se ha bajado la bandera y ya van perdiendo.

RSC. ¿Ustedes tienen autorización para prestar auxilio mecánico o alimentario a corredores de otros equipos?
LH: No sé muy bien si es motivo de sanción o no, pero eso se hace comúnmente; hoy por ti, mañana por mí.


Diálogo con Diego Herrera:

RSC: ¿Diego, cómo se enteran ustedes del pinchazo de uno de sus corredores cuando el lote es gigante?
Diego Herrera: Cuando se presenta un pinchazo, uno de los comisarios nos informa a través de un sistema de comunicación interno entre ellos y los vehículos acompañantes, llamado “Radio Vuelta”. Él nos dice si se trata de una rueda delantera o trasera; también se nos informa el nombre o número del corredor. Por medio del Radio Vuelta él puede hablar con todos los miembros de la caravana pero nosotros no podemos hablar con él. Entonces vamos adelantando el carro por la mitad de la caravana hasta encontrar a nuestro ciclista. Él sabe que debe ubicarse siempre al costado derecho pues es el que se nos asigna a los carros acompañantes. Si el ciclista lo hace al lado izquierdo complica todo y perderá más tiempo.



Diego Herrera.



RSC: ¿En qué relación  debe efectuarse el cambio de la rueda?
DH: Siempre en el cambio que llevaba el ciclista, no importa cuál haya sido.

RSC: ¿Quiénes conforman la tripulación de los  carros acompañantes?
DH: Normalmente son tres carros; el uno, el dos y la camioneta de la alimentación. El director técnico maneja el carro Uno y va acompañado del médico del equipo (si lo tiene) o uno de los directivos y, en la silla de atrás va el mecánico acompañado de la nevera gigante, las ruedas, la caja de herramientas, el inflador, etc. En el carro dos van el conductor (auxiliar técnico) y el mecánico número dos, acompañados de uno  de los masajistas o algún otro miembro del equipo. Y en la camioneta de alimentación van los masajistas.

RSC: ¿Cuando se presenta una caída ustedes pueden atender al ciclista o deben esperar a que sea el departamento médico de la carrera quien lo haga?
DH: Si vemos que el corredor reacciona y puede moverse, nosotros lo auxiliamos. Si vemos que está inmóvil y posiblemente inconsciente no podemos tocarlo; debemos esperar que sea personal especializado quien se encargue del caso.

RSC: ¿Cómo están clasificadas las bicicletas de repuesto?
DH: Llevamos siempre la del capo del equipo, acondicionada a sus medidas. Las otras deben ser de diferentes  tamaños porque no todos los ciclistas tienen la misma talla. A veces tenemos problemas con el ajuste de las zapatillas al pedal porque no siempre coincide el tipo de choclo con la clase de pedal. En nuestro equipo, por ejemplo, usamos tres tipos de pedal: Si se presenta una situación en que no coincidan choclo y pedal, nos vemos obligados a cambiar los pedales en plena carrera; es algo dispendioso, un poco demorado pero debemos hacerlo para que el ciclista pueda continuar en carrera.

RSC: ¿Qué pasa si en una caída a un ciclista se le estropea su uniforme y queda semidesnudo?
DH: Siempre llevamos uniformes de repuesto. Obviamente el corredor debe cambiarse dentro de uno de los vehículos.

RSC: ¿Es prudente bajarse de la bicicleta para hacer necesidades fisiológicas poniendo en riesgo la clasificación en una carrera?
DH: Normalmente no debe hacerse. Sólo sería indicado en casos de verdadera necesidad. Usualmente se orina desde la bicicleta para evitar perder tiempo bajándose de ella. Aunque suele suceder que cuando la carrera va a un ritmo moderado haya una especie de acuerdo entre los diferentes equipos para que sus líderes “vayan al baño”  con la promesa de que no habrá ataques en esos momentos; pero no faltará quien no se entere de ese acuerdo y le complique las cosas a medio mundo.

RSC: ¿En el caso Shleck en un pasado Tour de Francia cuando tuvo el problema con cadenilla y tensor, usted cree que fue responsabilidad del mecánico?
DH: No, no lo creo. Ya habían transcurrido más de ciento cincuenta kilómetros de etapa. En este caso fue una mala manipulación de los cambios por parte del ciclista, así que la culpa no fue ni del mecánico ni de Contador; únicamente de Shleck.

RSC: ¿Según todo lo escuchado, cuándo descansan ustedes?
DH: Después de la premiación del último día… (sonríe).