Usted está en:
Portada Salud Radiografía de un Campeón

      

Radiografía de un Campeón PDF Imprimir E-mail
Escrito por Hernán Payome Villoria   
Sábado, 10 de Junio de 2017 23:04



Radiografía de un Campeón


Por: Hernán Payome Villoria


“Cuando se quiere se puede”, dice el adagio popular. Sin embargo, esto no es literalmente cierto. Hay muchos que han querido y no han podido; hay otros que más tarde querrán, y tampoco podrán. Para ser Campeón en un deporte como el ciclismo, no solamente basta con querer, sino hay que poder. Y ese poder lo determina la naturaleza misma; eso ni se compra ni se vende. Hay que contar   con   unas   condiciones   innatas   para   lograrlo. Habrá   otros   factores   que   puedan complementar un proceso y hacer realidad una ilusión pero, para ello, tiene que haber materia prima de excelsa calidad. Esa es la que tiene Nairo Quintana.

Ciclistas como Nairo y muchos más que abundan en Colombia, no necesitan ayudas extras, ni palancas, ni  influencias desde las escotillas, ni recomendaciones de ministros, mucho menos perder su dignidad. Para eso se cuenta con algo mucho más valioso e importante que eso: se cuenta con clase.

Y esa clase, esa condición innata, muchos pudieron conocérsela cuando Nairo apenas era un estudiante de Arcabuco, municipio cercano a su natal Cómbita. Eran los tiempos en los que pertenecía al Club Ediciones Mar (aún pertenece), y tenía que dirimir fuerzas ante corredores como Alexis Camacho y Antonio Alarcón, sus coterráneos, y también ante muchachos como Dárwin Atapuma y Dárwin Pantoja quienes, desde otras latitudes, habían llegado a correr en tierras de Boyacá con el apoyo de Chocolates Sol.

Además de contar con clase, el buen ciclista debe contar con personalidad y carácter. Esas mismas que impiden que se le manipule, se usufructúe de su esfuerzo o se le toque el hígado. Son muchachos que son capaces de decir ¡NO, y punto!

La primera carrera que se recuerda en el sustancioso historial de Nairo, fue patrocinada por Sauna Las Palmeras, siendo integrante del Club Deportivo Boyacá.  Fue su primer éxito de resonancia nacional. En la etapa Moniquirá -Tunja, sus familiares salieron “a la vera del camino” para lanzarle flores cuando él pasó frente a su casa escapado de sus rivales. Ésta, recuerda Nairo, es una imagen indeleble en su memoria.

Por aquel entonces compartía entrenamientos y algunas carreras con su hermano Dáyer, dos años menor que él, integrante del Club Santiago de Tunja, y hoy formando parte del Movistar Team. Aún no se sabe si su hermano logrará emular lo hecho por Nairo, pero se asume desde ya que, si es Dáyer, es bueno! Nadie más ha hecho deporte en su familia. Su padre celebra con una cerveza en mano cada triunfo de sus hijos, en una pequeña tienda que es su sustento y en la cual venden pan, hasta hace unos años hecho por Nairo, quien no solamente es un excelente deportista sino un experto panadero.

En su primer año como corredor Sub 23, formando parte de la nómina de Boyacá es para Vivirla, ganó la contrarreloj individual en los Campeonatos Nacionales de Ruta y Pista que tuvieron como sede la ciudad de Barranquilla, en abril de 2009. Allí superó por un segundo a Sebastián Salazar. Fue a través de este equipo Continental que Nairo pudo ser conocido en España. En aquella época los resultados de las pruebas de esfuerzo sorprendieron a Vicente Belda, integrante de la fracción europea del equipo.

El equipo Colombia es Pasión le contrató a finales de 2009, y en 2010 Nairo ganó bajo sus toldas el Tour de L´Avenir, la prueba Sub 23 más importante del mundo, en territorio francés. Allí fue llevado bajo la dirección de Luis Fernando Saldarriaga.

En 2011 quiso repetirse triunfo con el corredor de Cómbita, pero en la última etapa una fuga en los kilómetros finales le entregó la victoria a su compañero de equipo Esteban Chaves.  

Con 22 años ingresó al equipo Movistar Profesional (Pro Tour), atendiendo el llamado de Eusebio Unzué, quien buscaba el reemplazo idóneo de Mauricio Soler, accidentado en junio del 2011 en desarrollo de la Vuelta a Suiza. Allí es sometido a nuevas pruebas de esfuerzo que siguieron ratificando los resultados encontrados cuando, gracias a la gestión de Jenaro Leguízamo, se le practicaron  exhaustivos  exámenes en  el  Centro  de  Alto  Rendimiento  en  Bogotá.  En  aquella ocasión se reportaron valores de 86 ml/kg/min en la ergoespirometría que le medía  el valor de consumo máximo de oxígeno. Al conocer estas cifras, se creyó que se trataba de un error pues, de lo contrario, se estaría al frente de un “extra terrestre”, teniendo en cuenta que un ciclista del Top 10  del  Tour  de  Francia, normalmente  tendrá  valores de  75-80  ml/Kg/min.   El  nuevo examen confirmó que no había ningún error; estaban frente a un deportista cinco estrellas.

Obsesionado en que Colombia debía repetir el mismo proceso de los años 80 para volver al Tour de Francia, el dirigente Ignacio Vélez retomó la idea de reconquistar a Europa cumpliendo el protocolo anterior, es decir, primero ganar el Tour de L´Avenir y después…seguir cosechando victorias. Para ello se conformó el equipo Colombia es Pasión que en 2010 ganó esta carrera con Nairo Quintana; repitió en 2011 con Esteban Chaves, a quien se le encontraron condiciones fisiológicas y físico atléticas muy similares a las del corredor de Cómbita y, en 2012, por sólo un segundo, el nariñense Juan Chamorro perdió la carrera Sub 23.

Estos valores de consumo máximo de oxígeno encontrados en el Sub Campeón del Tour de Francia, hacen casi perfecto el proceso de respiración, transporte y asimilación de oxígeno, en su recorrido de pulmones, corazón, arterias y capilares, hasta producirse su asimilación a nivel celular. Es un proceso muy válido en deportes de resistencia como el  ciclismo, y  en situaciones de esfuerzo prolongado, más allá de veinte minutos, como lo sería un fuerte ascenso. No es el caso de esfuerzos de definición rápida como un embalaje; en otras palabras, el volumen máximo de oxígeno no es tan importante en corredores como Kittel, Cavendish, Greipel, Gaviria o Sagan, porque en los sprint es más importante el estímulo  nervioso.

Otra característica con la que cuenta Nairo a su favor, es que en su musculatura priman las fibras musculares rojas, fibras de contracción lenta, determinantes en esfuerzos de resistencia. 

Sin embargo, para poder ganar un Tour de Francia, debe mejorarse en las etapas a cronómetro. Es   allí   donde   impera la Potencia Absoluta. Y para   mejorar la Potencia Absoluta, sería imprescindible que Nairo ganara un par de kilos, pero representados en masa muscular. Esta condición lo haría superarse en las etapas contrarreloj, pero se vería afectada su condición para el terreno de ascenso, al pasar de una potencia (relativa) de, por ejemplo, 6,2 W/kg a una de 5,8 W/Kg. Entonces se entraría en el dilema de si es peor la cura o la enfermedad. Quienes le conocen y conocen su organismo, opinan que lo mejor es cruzar los dedos para que no sean incluidas en la ruta del Tour etapas contrarreloj llanas con excesivo kilometraje, entendiendo que las carreras no solamente dependen del ciclista, sino también de sus rivales y los recorridos.

Sea como sea, nos encontramos ante un deportista que refuerza sus condiciones fisiológicas con disciplina, humildad, inteligencia, personalidad y carácter. Sin estos factores, quizás todo hubiese quedado en falsas ilusiones. ¡Ojalá todo salga como él, su equipo y sus seguidores lo sueñan!



Última actualización el Lunes, 10 de Julio de 2017 23:11